El procurador General, Fernando Carrillo, le pidió al Gobierno adoptar un plan de emergencia, para suministrar alimentos a más de 500.000 niños que no estarían recibiendo comestibles del Plan de Alimentación Escolar, PAE.

El jefe del Ministerio Público señaló que la contratación para el Programa de Alimentación Escolar en Cundinamarca y Quindío no se ha podido ejecutar, debido a que las licitaciones se declararon desiertas en los departamentos, por lo que cerca de medio millón de niños no estarían recibiendo alimentación.

La Procuraduría adelanta 154 procesos disciplinarios por irregularidades en el Programa de Alimentación que incluye a alcaldes y hasta gobernadores.

Actualmente el Ministerio Público revisa el nuevo esquema para la alimentación en las instituciones escolares que presentó el Gobierno, para precisamente combatir los reiteradas denuncias por corrupción.