La procuradora general de la Nación, Margarita Cabello y el fiscal general de la Nación, Francisco Barbosa, se reunieron este lunes y definieron la hoja de ruta y las primeras acciones de lo que será el trabajo conjunto de las dos entidades frente al seguimiento a cada uno de los preparativos y etapas de ejecución de esta estrategia de vacunación.

En la reunión fueron revisados aspectos de suma importancia como las medidas preventivas que se tomarán para evitar cualquier infracción disciplinaria o delito relacionado con el manejo que se les dé a las vacunas, prestando especial interés a los procesos de almacenamiento, transporte y sobre todo la aplicación.

Publicidad

“No vamos a permitir que las vacunas se vuelvan moneda de cambio, que corruptos y bandidos las utilicen para lucrarse”, indicó la procuradora Cabello.

Los dos funcionarios coincidieron en la necesidad de adelantar una exigente labor previa más allá de la sancionatoria, pues consideran que el objetivo es salvar vidas y este se cumplirá sólo si se evita la infracción disciplinaria o que el delito se cometa.

Sin embargo también fueron enfáticos en que aquellos funcionarios o ciudadanos que sean identificados cometiendo cualquier infracción o delito relacionado con el Plan Nacional de Vacunación deberán ser condenados con penas ejemplarizantes acordes a las vidas que están poniendo en riesgo.