Tras los hechos ocurridos en el centro penitenciario de Tuluá, donde hasta el momento hay alrededor de 51 muertos y 25 heridos, la Procuraduría General de la Nación envió a un equipo especial para investigar el caso.

El procurador delegado, Javier Augusto Sarmiento, afirmó que siguiendo las instrucciones de la procuradora Margarita Cabello, se realiza la apertura de una indagación para saber si existe o no culpa por parte de funcionarios públicos.

En contexto: “Se presentó un motín, incendiaron colchones en cárcel de Tuluá”: INPEC

Sarmiento afirmó a medios de comunicación que el equipo especial asignado, viene desde Bogotá y lo componen procuradores, asesores y la Policía judicial.

“Con el fin de practicar unas pruebas, con el fin de saber si existe responsabilidad, por acción, omisión o extralimitación `por parte de algunos funcionarios públicos, nos vamos a dedicar en la tarde de hoy, y el día de mañana a practicar esas pruebas con el fin de determinar las circunstancias de modo, tiempo y lugar”, afirmó Javier Sarmiento.

Sumado a esto, también afirmó el procurador que Cabello solicitó se le extendiera un mensaje de solidaridad a los familiares de las víctimas, afirmando que trabajaran para esclarecer los hechos.