La Procuraduría General de la Nación absolvió a cuatro exfuncionarios de la Superintendencia de Sociedades investigados por, presuntamente, permitir el disfrute de vacaciones y prima de actividad a una servidora sin que le fueran concedidas y pagadas previamente.

La medida cobijó a Juan Pablo Marín, secretario General; Fridcy Alexandra Faura, profesional especializada designada como coordinadora del Grupo de Administración de Personal; María Isabel Cañón, superintendente delegada para Inspección, Vigilancia y Control, y Natalia Zuleta Pinedo, técnica administrativa.

Para el Ministerio Público, “el solo desconocimiento del plazo establecido en el reglamento para remitir el reporte de las vacaciones, así como su interrupción, no acredita un comportamiento sustancialmente ilícito por parte de los entonces funcionarios, y en consecuencia decretó su absolución”.

Agregó la Procuraduría, que “la conducta de Marín, Faura, Cañón y Zuleta no alteró el correcto funcionamiento del Estado ni la consecución de sus fines”.