El Ministerio Público hizo seguimiento de acciones de la SIC, Supertransporte y Aerocivil en torno del caso de Viva Air.

El ente requirió a los directivos de la aerolínea Viva Air para abordar temas sobre su crisis y la defensa de los derechos tanto de los usuarios como de los empleados de la aerolínea.

Le recomendamos leer: Supertransporte somete a control a la aerolínea Viva Air

En medio de esa citación, el presidente de la aerolínea, Francisco Lalinde, junto con sus abogados, argumentó las razones que llevaron a la suspensión de operaciones que perjudico a cientos de usuarios.

Entre las explicaciones dadas por el directivo, están la pandemia, la guerra de Ucrania y el desproporcionado aumento de los precios de los combustibles; según Lalinde, fueron variables que agudizaron la crisis de Viva Air.

Otro de los puntos analizados en la reunión fue el del proceso de integración entre Viva Air y Avianca del que aún persisten muchas dudas.

Lalinde le apuesta como alternativa de salvación; sin embargo, la última palabra la tendrá la Aeronáutica Civil.

Por otro lado, en una nueva mesa de trabajo se escuchó a la Superintendencia de Transportes, a la Aerocivil y a la Superintendencia de Industria y Comercio-SIC- sobre las tareas que han adelantado, hasta el momento, para mitigar la crisis.

Allí se informó sobre la reubicación de más de 27.000 pasajeros y la debida orientación de los afectados para entablar sus reclamaciones y demandas ante la SIC, así como los trámites para obtener el reintegro del valor de los tiquetes.

“La Procuraduría ha iniciado sendas averiguaciones con los respectivos procuradores judiciales y delegados para garantizar la legalidad, el debido proceso y la tranquilidad del sector”,  aseguró el procurador delegado.