Ante los riesgos de corrupción e irregularidades que se presentan en las Corporaciones Autónomas Regionales y de Desarrollo Sostenible, el procurador Fernando Carrillo creó el Grupo de Seguimiento y Vigilancia a las CAR, que contará con la asesoría de la Dirección Nacional de Investigaciones Especiales.

Además de actuaciones disciplinarias, el grupo también podrá realizar funciones de prevención y control de gestión en temas de alto impacto y de trascendencia social, ambiental y de recursos renovables, incluyendo proyectos en materia medio ambiental, celebración de contratos y convenios, otorgamiento de concesiones, permisos, autorizaciones y licencias, entre otros.

Los coordinadores disciplinario y de prevención podrán seleccionar los hechos de relevancia o de impacto relacionados con asuntos ambientales, sobre los que se requiera el inicio de  indagaciones, investigaciones o actuaciones de intervención.

Carrillo exhortó al presidente Juan Manuel Santos, y al ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, a nombrar sus representantes ante los Consejos Directivos de las Corporaciones Autónomas Regionales y de Desarrollo Sostenible, distinción que deberá caer en personas idóneas, con conocimiento y experiencia.

“Lo anterior cobra importancia si se tienen en cuenta las importantes funciones que tiene a cargo el Consejo Directivo, y las responsabilidades que recaen sobre quienes lo integran en la toma de decisiones trascendentales para la entidad”, precisó el jefe del Ministerio Público.