El gobernador de Córdoba, Edwin Besaile Fayad y el exgobernador Alejandro Lyons Muskus, fueron sancionados por la Procuraduría General de la Nación con destitución e inhabilidad por diez años.

Esta decisión fue tomada por el órgano de control por las irregularidades cometidas por los dos políticos al no haber ejercido su deber de vigilancia y control sobre los actos de sus secretarios de Salud, lo que permitió que se ordenaran pagos de terapias de rehabilitación a 2181 menores de edad en condición de discapacidad, entre diciembre de 2014 y agosto de 2015, por $ 4988 millones.

También fueron destituidos e inhabilitados por 11 años los exsecretarios de Salud del departamento, Edwin Preciado Lourdy y José Jaime Pareja Alemán, por ordenar el pago de los servicios de salud.

Por otra parte, se ordenó remitir copias a la Corte Constitucional y a la Contraloría General de la República para que hagan parte de las actuaciones. Asimismo, en fallo de primera instancia se calificó la falta de los disciplinados como gravísima a título de culpa gravísima.

Finalmente, se confirmó que contra esta decisión procede el recurso de apelación.