La Procuraduría General de la Nación sancionó con destitución e inhabilidad por 10 años al director de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), Néstor Guillermo Franco González, por irregularidades en la construcción de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales del municipio de Chía – PTAR II-.

El Ministerio Público señaló que “el convenio suscrito por la CAR con la Empresa de Servicios Públicos de Chía, Emserchía, y la alcaldía del municipio, por más de $35.000 millones, no se encontraba en condiciones de ser ejecutado”.

El órgano de control señaló que “los estudios y diseños planteados no eran suficientes ni estaban actualizados y completos para ejecutar el proyecto, lo que llevó a retrasos en la ejecución de las obras y a un reajuste en el valor, que ascendió a $62.876 millones”.

Para la Procuraduría, “esa situación debió preverse antes de la firma del convenio, en razón a que las normas que rigen los procesos contractuales deben cumplirse con estricto rigor, pues es la forma de garantizar el cumplimiento del interés general”.

Así las cosas, el Ministerio Público indicó que “se violó el principio de planeación, como expresión del de economía y de responsabilidad, toda vez que el objetivo del convenio no fue posible ejecutarlo a partir de los estudios y diseños que se tenían al momento de su firma, lo que ocasionó que la construcción solo se iniciara tres años después de la suscripción del documento”.

Cabe aclarar que la Procuraduría no manifestó que el director de la CAR incurriera en actos de corrupción, en el mencionado contrato.