El Ministerio Público le ha pedido a Migración Colombia, a la Policía y a la Secretaría de Integración Social de Bogotá que implemente acciones para proteger a los menores de edad explotados económicamente en casos de mendicidad, que han incrementado en las localidades de Fontibón, Chapinero, Suba y Usaquén.

Por lo anterior, recomendaron al Bienestar Familiar la programación de operativos entre diversas entidades para evitar que utilicen a los menores. Y especial atención a la situación de los menores migrantes.

Le puede interesar: El hambre se propaga en Afganistán y deja a bebés con desnutrición al borde de la muerte

También instaron para que se realice un censo sobre esa población vulnerable.

“En el país hay cerca de treinta mil niños, niñas y adolescentes que pasan la gran mayoría de su tiempo en la calle. El 37 % de esa población, es decir, cerca de once mil niños, se encuentran ubicados en las localidades de Usaquén, Fontibón, Chapinero y Suba en Bogotá”, advierte la Procuraduría.