La Procuraduría le pidió al Gobierno adoptar un plan para atender a más de 1200 venezolanos que se encuentran detenidos en el país, en su mayoría por el delito de hurto.

Un grupo de procuradores se tomó varias cárceles de Bogotá y del país, para establecer la situación de la población venezolana en las cárceles.

Tras la inspección, el Ministerio Público elevó varias peticiones al Gobierno para atender a los extranjeros.

Según la Procuraduría, en Bogotá el 40 % de los detenidos responde por hurto y el 27 % por tráfico de estupefacientes.