La Procuraduría General de la Nación solicitó a la Sala Especial de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia remitir el expediente que adelanta contra el exsenador Álvaro Uribe Vélez a la Fiscalía.

El ente de control se refirió a los presuntos delitos de soborno en la actuación penal y fraude procesal que, con la renuncia de Uribe a su curul, le quitarían la competencia a la Corte y continuarían en la Fiscalía.

El Ministerio Público ratificó el llamado del procurador general de la Nación, Fernando Carrillo Flórez, frente al deber que tienen todos los funcionarios de acatar y dar cumplimiento a las decisiones judiciales.

Para el ente de control, con la renuncia de Uribe desaparece la competencia de la Sala, toda vez que los cargos por los que es investigado el exsenador corresponden a delitos comunes que no tienen relación con la función de congresista.

 «El único escenario legítimo para la discusión y confrontación de las decisiones judiciales es el proceso mismo, acudiendo a los instrumentos que el debido proceso consagra, por parte de las autoridades o de los ciudadanos», dijo la Procuraduría en un comunicado.