El procurador general, Fernando Carrillo, pidió que se revoque el proceso de venta de la EPS Cafesalud, argumentando la presencia de varias irregularidades.

El pulso entre la procuraduría y la EPS Medimás, que atiende a los pacientes de Cafesalud continúa.

En una carta el jefe del organismo disciplinario, Fernando Carrillo, le pide a la liquidadora Ángela María Echeverri que revoque el proceso de venta, dado que para el ministerio público hubo una “defraudación” por parte por parte del consorcio interesado en la compra.

“No hubo cumplimiento contractual, mediante un acuerdo entre particulares y privados, se decidió cambiar la composición de la sociedad, y se perdió la experiencia técnica y la capacidad financiera de uno de los socios, este es un problema de incumplimientos”, señaló el procurador.

En la carta de diez páginas el procurador advierte que con la “operación irregular” de Medimás se ha puesto en riesgo la “salud y la vida” de sus afiliados.