El Ministerio Público alertó sobre la vulnerabilidad de niños, niñas y adolescente de comunidades indígenas que son reclutados por disidencias.

Razón por la que requirió al Gobierno Nacional coordinar las acciones interinstitucionales necesarias para combatir el reclutamiento forzado.

Señaló la Procuraduría que a la fecha hay reportados 8.246 menores víctimas de ese delito en el país y que los departamentos más afectados son Antioquia, Cauca, Meta, Caquetá, Nariño y Chocó.

Estas son las cifras:

  • Antioquia, con 1.428 casos
  • Cauca, con 604
  • Meta, con 541
  • Caquetá, con 533
  • Nariño, con 486
  • Chocó, con 429

En Municipios:

  • Medellín, con 187
  • Tumaco, con 156
  • San Vicente del Caguán (Caquetá), con 149
  • Necoclí (Antioquia), con 104.

Finalmente, el ente exhortó a la Consejería Presidencial para los Derechos Humanos y Asuntos Internacionales, así como al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar -ICBF- y a las gobernaciones de Chocó y Valle del Cauca para que adopten las medidas pertinentes desde sus competencias, para prevenir y combatir este flagelo.

Seis años después de la firma del Acuerdo de Paz, los niños, niñas y adolescentes en Colombia, siguen siendo víctimas del reclutamiento forzado por cuenta de las acciones de los grupos armados ilegales que se disputan el control territorial en las regiones más afectadas por el conflicto que aún persiste, por lo que atender esta situación es prioritario dentro del contexto de construcción de  paz”, precisó la Procuradora Delegada para el Seguimiento al Acuerdo de Paz, Ceneida de Jesús López Cuadrado.