Un total de 136 líderes sociales y defensores de derechos humanos han sido asesinados en Colombia en los últimos ocho meses, según reveló este viernes la Defensoría del Pueblo.

A raíz de esto, la Procuraduría General de la Nación se unió a las voces de rechazo, y en boca del viceprocurador solicitó, con urgencia, medidas para acabar con este flagelo.

Le puede interesar: Van 136 líderes sociales asesinados en lo corrido del año, según Defensoría

“Queremos hacer un reconocimiento a la labor que por generación han construido los líderes y lideresas, defensores de derechos humanos, quienes le han apostado a la paz y a la construcción de tejido social en sus territorios, muchos incluso han dado su vida por construir un país lleno de oportunidades, en este sentido, rechazamos las cifras de la Defensoría del Pueblo, (…) esperamos justicia y ceses de expresión de toda violencia”, aseguro en su intervención Silvano Gómez.

La cifra de la Defensoría

El mapa fue presentado por el Defensor del Pueblo, Carlos Camargo, en el marco de la conmemoración del Día Nacional de los Derechos Humanos, desde el municipio de Caloto.

Este deja ver que los más afectados son los líderes comunales con 38 casos, le siguen líderes indígenas con 31, los comunitarios con 25 y campesinos o agrarios con 11, entre otros.

Lista de asesinatos

Se aseguró que el Cauca es uno de los departamentos en los que se cometió el mayor número de homicidios contra líderes sociales y defensores de derechos humanos, pues allí asesinaron 19 defensores.

A este departamento le siguieron:

  • Nariño, con 21
  • Antioquia, con 15
  • Putumayo, con 12
  • Arauca, con 9
  • Valle del Cauca, con 9
  • Bolívar con 8
  • Tolima con 6
  • Caquetá con 5
  • Norte de Santander y Cesar asesinaron a 4
  • Chocó y Meta, 3
  • Sucre, San Andrés, La Guajira, Santander y Risaralda, 2
  • En Boyacá, Caldas, Cundinamarca, Casanare, Guaviare, Córdoba, Magdalena y Bogotá hubo un caso cada uno.

“Quiero reiterar mi rechazo a los homicidios contra líderes y lideresas sociales y contra personas defensoras de derechos humanos, porque estos crímenes afectan de manera grave a las comunidades que representan, y porque buscan silenciar las voces de quienes le dan vida diariamente a la democracia en los territorios”, aseguró Camargo.