Por  permitir y autorizar el inicio de operaciones a Medimás EPS sin que contara con una red que prestadores de servicio en el país, la Procuraduría General suspendió de manera provisional por tres meses al superintendente Nacional de Salud, Norman Julio Muñoz Muñoz.

Así mismo, por no haber iniciado procedimientos en contra de la EPS por las reiteradas denuncias de incumplimiento que hubieran podido dar lugar a la intervención forzosa administrativa, toma de posesión, revocatoria o suspensión del certificado de autorización o de habilitación de funcionamiento.

La medida cautelar adoptada por tres meses contra Muñoz, que le será notificada al presidente Juan Manuel Santos, busca evitar que el superintendente en el ejercicio de su cargo siga reiterando la falta.

“La valoración de la medida preventiva en lo que respecta al presupuesto de la reiteración o continuación de la conducta, cobra vigencia en tanto se observa que las funciones propias del cargo de Superintendente Nacional de Salud le permitirían adoptar las medidas administrativas para garantizar el derecho fundamental a la salud a los usuarios del Medimás EPS y como quiera que hasta el momento no las ha adoptado”, dijo el Ministerio Público.

Publicidad

En el proceso la Procuraduría pudo establecer que a la Superintendencia de Salud llegaron más de 15.000 quejas, peticiones, reclamos y solicitudes sobre las deficiencias en la prestación del servicio por parte de la empresa promotora de salud Medimás S.A.S., sin que se hubieran tomado acciones.

REDACCIÓN INTERNET – CM&