El procurador general de la Nación, Alejandro Ordóñez, indicó que se mantendrá vigilante ante los procesos que desarrollen las autoridades disciplinarias internas del Congreso por el caso del vehículo que encontraron con más de 600 millones de pesos, dinero que según la Fiscalía es de bandas criminales.

Según aseguró el jefe del Minsterio Público será respetuoso de la investigación adelantada por el Capitolio. En caso de que “esas investigaciones no se están surtiendo en debida forma ejerceremos el poder preferente para lograr establecer con claridad las causas los responsables y las redes que puedan existir entre funcionarios del Congreso y organizaciones criminales”, agregó.

Por último, para Ordóñez esto debela algunas relaciones “entre funcionarios del legislativo con organizaciones criminales”.

Cabe recordar que el martes, 5 de abril, en un retén del Ejército junto al CTI, se interceptó un vehículo del Congreso en el que se transportaban $ 613 millones. El conductor del automotor fue identificado como Luis Javier Rojas, hijo de la jefe financiera del Senado, Magdalena Morera.

Tras estos hechos el presidente del Congreso, Luis Fernando Velasco, tomó la decisión de anunciar la investigación interna de forma inmediata de estos sucesos, motivo por el cual se apartó del cargo a la funcionaria del Capitolio.