Sin miedo al COVID-19, cientos de profesores, trabajadores, estudiantes y sindicatos, se tomaron las vías de Bucaramanga para cumplir su protesta.

Si no nos está matando la violencia política nos está matando el encierro y la desatención médica”, dice Mauricio Martínez.

Con ayudas tecnológicas y desde un Puesto de Mando Unificado bajo el acompañamiento de todos los entes de control, la Policía custodio la marcha.

Es un acompañamiento a las personas que están ejerciendo la protesta social, igualmente hemos garantizado que a lo largo de la ciudad también contemos con dispositivos especialmente de tránsito y transporte con miras a general en menor impacto posible en la congestión del tráfico”, asegura el comandante de la Policía Metropolitana, Luis Ernesto García.

La jornada que incluyó dos grandes caravanas y una marcha terminó en completa calma, no se presentaron alteraciones con la fuerza pública.