El programa ‘Familias Fuertes: Amor y Límites’, que lidera el Ministerio de Justicia y del Derecho en alianza con el Ministerio de Salud, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), impulsó en 2017 el diálogo y la buena crianza con el fin de prevenir el consumo de drogas, el embarazo a temprana edad y la violencia intrafamiliar.

En 2017 esta intervención benefició a más de 4.000 familias y estuvo a cargo del Fondo Nacional de Estupefacientes, las secretarías departamentales y municipales de salud, las cajas de compensación familiar y el Ministerio de Justicia, entidad que implementó el programa en Soacha (Cundinamarca), Anserma y Riosucio (Caldas), Puerto Boyacá y Sáchica (Boyacá), El Bordo (Cauca)  Valledupar (Cesar) y Bogotá, con una cobertura de 740 familias y 2.590 personas.

Este proyecto de prevención universal de conductas de riesgo, que se implementó en el país en 2012, finalizó el pasado año con una cobertura cercana a los 15.000 núcleos familiares, beneficiando alrededor de 52.000 personas. Por demostrar evidencia científica en sus resultados, la iniciativa se ha constituido en programa bandera en cuanto a la prevención del consumo de sustancias psicoactivas 

El Ministerio de Justicia acompaña de manera permanente a los territorios que ponen en marcha el programa, llevó a cabo este año un taller para 42 facilitadores y entrenó a 40 nuevos capacitadores, ampliando la capacidad instalada de los territorios y facilitando la implementación del mismo en dichas regiones.

Grupos familiares reciben su certificación tras haber culminado satisfactoriamente las siete sesiones que hacen parte del programa, un proceso de entrenamiento validado internacionalmente que se apoya en la promoción y fortalecimiento de la comunicación, que asesora en habilidades de crianza y orientación familiar y cuyo público objetivo son los padres y sus hijos de entre 10 y 14 años.

Redacción Internet – CM&