Debido a la baja tasa de contagiados por la Covid-19 que se ha registrado en Bucaramanga, el alcalde Juan Carlos Cárdenas propuso ampliar los horarios de apertura de los almacenes y centros comerciales, de igual manera cambiar la restricción del pico y cédula.

«Para que la reactivación económica sea eficiente necesitamos que los ciudadanos puedan salir de manera segura y responsable a estar en los establecimientos de comercio. La propuesta es poder tener en los días pares cédulas terminadas en el dígito par y así sucesivamente el dígito impar para día impar, con eso podemos aumentar las salidas a hacer compras en la ciudad», dijo el alcalde.

Por su lado, el gobernador de Santander anunció que las fronteras de este departamento seguirán cerradas y se modificaría el toque de queda que actualmente rige los fines de semana.

«Al igual que el toque de queda también que sea más de horarios nocturnos manteniendo esas medidas de restricciones para evitar que hayan aglomeraciones, fiestas, rumbas, en muchos municipios donde ha habido ese desorden social», aseguró el gobernador, Mauricio Aguilar.

Sin embargo, la Policía Metropolitana de Bucaramanga ha solicitado a los mandatarios mantener las restricciones que actualmente rigen en la ciudad.

«A partir de la experiencia en Medellín en la apertura económica, a partir de la experiencia en Alemania, España, son referentes importantes que nos permiten como Policía Nacional tener un criterio sólido a la hora de recomendar que en los próximos decretos municipales y departamentales se mantengan las restricciones», pidió el brigadier general, Luis Ernesto García, comandante de la Policía de Bucaramanga.

Estas propuestas serán presentadas oficialmente ante delegados del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo este sábado, en un visita oficial que realizarán a la ciudad.