Pareciera que con el pasar de los días la situación en Cali no mejora. Lo que empezó como una protesta pacífica terminó en toda una batalla campal.

Varios habitantes del exclusivo sector de Ciudad Jardín denunciaron agresiones por parte de la minga indígena.

Muchachos pilas, los manes se me enfrentaron y me pegaron un rocazo ni el $&#+, van para allá, pero mucha gente“, denunció un habitante que resultó agredido.

También mostraron la magnitud de los daños que causaron en un conjunto residencial.

 

 

Yo detengo este vehículo, se bajan una cantidad de personas de la chiva donde venía la minga, me toman de manera violenta, me cargan, me tiran al otro lado de la vía Cañasgordas, me agarran a darme planazos, afectado en mi espalda y mi brazo“, dijo el ciudadano Arturo Vélez.

Varios vehículos fueron incinerados.

Estábamos transitando cuando se armó la balacera, intenté voltear el carro cuando escuchamos los proyectiles, desde adentro vi cómo se llevaban e incendiaban el carro“, cuenta otro ciudadano.

Algunos uniformados de la Policía que llegaron al sitio poco pudieron hacer para impedir lo que ocurría en la lujosa zona.

 

 

Qué puede hacer uno, ahí sí casi nos matan, nada, con machete, qué puede hacer uno ahí, nada“, manifestó un uniformado de la Policía.

Previo a este duro enfrentamiento, desde el Oriente de Cali el alcalde, Jorge Iván Ospina le solicitó a la minga respeto por la ciudad.

No me parece bien que la guardia indígena esté parando carros, porque muchos de los ciudadanos se indignan ante esta situación“, aseguró Ospina.

Sin embargo, el alcalde de Cali tuvo que abandonar de esta manera uno de los puntos de bloqueo hasta donde se había desplazado en un intento por dialogar y llegar a acuerdos con quienes permanecen obstaculizando la vía desde hace doce días.

 

Por otro lado, la minga denunció que fueron atacados con armas fuego.

Fuimos abordados por una turba de personas escoltada por la Policía, donde fuimos atacados con armas de fuego, tenemos 10 heridos, una gravemente”, detalló el dinamizador del Cric, Giovanni Yule.

En videos se observa cómo varios de ellos deben tirarse al piso para evitar ser alcanzados por un disparo.

De igual forma, se ve cómo en la zona un conductor atropella a uno de ellos y luego huye del lugar.

 

 

Además, se muestra cómo sujetos hacen uso de las armas de fuego convirtiendo el panorama en una guerra civil.

Los hombres se mueven en vehículos de alta gama, se atrincheran en ocasiones tras las rejas para disparar en repetidas ocasiones.

La minga indígena anunció un corredor humanitario para seguirle dando paso a los alimentos, medicamentos y combustible.