Familiares de los reclusos realizaron una protesta para pedirle tanto al gobierno local como nacional garantías de salud.

Elizabeth Beltrán, pariente de un interno manifestó que al interior del penal necesitan elementos de bioseguridad, «el hecho que estén en la cárcel no quiere decir que no tengan derecho a la salud, queremos saber qué tienen nuestros internos, ya está el COVID y llevamos tres meses sin ver a nuestros internos».

Este viernes, un recluso de 44 años murió en una clínica de la ciudad y según la Personería tenía comorbilidades de hipertensión y diabetes tipo 2.

Miyerlandi Torres, secretaria de Salud de Cali argumentó que «se tiene en cuenta que estas personas de alto riesgo serán trasladadas a una institución de baja complejidad donde tendrán el aislamiento pertinente, esto es lo que  hemos recomendado al Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), a la Fiduprevisora y a la Unidad de Servicios Penitenciarios y Carcelarios (Uspec) para terminar las adecuaciones y lo necesario para tener zonas de aislamiento adecuadas”, sostuvo.

La cárcel de Villahermosa alberga al menos 6.000 internos cuando su construcción inicial era para 1.200 personas, su hacinamiento es del 200% aproximadamente.