Al menos una persona murió y varios edificios estatales fueron destruidos en una violenta jornada de protestas el 17 de mayo en Colombia, al sur del país, que fue escenario de fuertes manifestaciones contra el gobierno del conservador Iván Duque desde hace 20 días.

Según autoridades, un hombre falleció tras un enfrentamiento entre manifestantes y la fuerza pública que se desató hacia la medianoche del domingo, cuando fueron atacados tres puestos policiales en el municipio de Yumbo (suroeste).

Mientras, varios edificios gubernamentales y sedes bancarias fueron destruidas en el poblado de La Plata (sur).

“La gente en Yumbo ha generado protesta pero de una forma pacífica, fueron cinco personas que quisieron generar el caos”, relató a Caracol Radio el alcalde del municipio, Jhon Jairo Santamaría, quien agregó que los enfrentamientos dejaron “16 personas afectadas (…) unas con una situación compleja para su vida”.

Desde hace casi tres semanas los manifestantes hacen este Paro Nacional reclamando un país más equitativo y una reforma a la policía, denunciada por varias organizaciones internacionales derechos humanos y países como Estados Unidos por abusos durante las protestas.

Publicidad

La policía, por su parte, informó sobre seis uniformados heridos y aseguró haber sido hostigada “con armas de fuego”.

“Hubo graves actos de vandalismo para nada relacionados con la protesta pacifica”, denunció el coronel Guillén Amaya, subcomandante de la policía del vecino municipio de Cali, epicentro de las protestas.

El gobierno sostiene que grupos armados como disidencias de las FARC, o la guerrilla ELN se camuflan en la movilización.

En tanto, Andrea Marroquín, personera del municipio de La Plata, en el departamento de Huila, aseguró que la alcaldía “quedó destruida en su totalidad” al igual que una sede la Fiscalía, luego de una noche de violentas protestas que dejaron además cuatro policías heridos.

Aclaración: La imagen corresponde a Medellín pero se ha usado como efecto ilustrativo de la situación

Primeros diálogos

Ambos hechos se produjeron unas horas después de que el gobierno y la organización más visibles de los manifestantes se reunieran en Bogotá para buscar una salida a la crisis que estalló el pasado 28 de abril.

Los diálogos con el llamado Comité Nacional del Paro, que no agrupa a todos los sectores que protestan contra el gobierno, se reanudarán este lunes.

De acuerdo al Comité, en medio de las movilizaciones han muerto al menos 50 personas, 578 han sido heridas (37 por lesiones oculares), 524 han desaparecido y 21 mujeres han sufrido violencia sexual. El Ministerio de Defensa registra la muerte de un uniformado.

Sindicatos, universitarios y otros movimientos sociales que forman parte del Comité exigen “detener la violencia contra los manifestantes”, que el presidente Duque condene “de manera explícita y contundente los abusos de la Fuerza Pública” y reconozca su “responsabilidad” en estas agresiones.

El gobierno, que ha exigido a los manifestantes levantar los bloqueos que afectan la movilidad y el abastecimiento en varias ciudades, aseguró el domingo que analizará estas condiciones.

Colombia vive un nuevo estallido social tras las protestas de 2019 y 2020, con marchas multitudinarias sin una agenda o liderazgo definido.