La pronta reapertura del transporte intermunicipal de pasajeros está a la vuelta de la esquina, desde el 1 de agosto ya fueron aprobados unos pilotos entre municipios de baja afectación por COVID-19.

Ahora se estudia la aprobación para iniciar viajes de prueba en municipios de alta y mediana afectación, siempre cumpliendo con las normas de bioseguridad y previo acuerdo entre los alcaldes de origen y destino.

En el caso de Bogotá se iniciará un piloto de reactivación de sus tres terminales, Salitre, Norte y Sur.

En estas se incluirán controles a la entrada para la toma de temperatura y recolección de datos, cámaras térmicas en diferentes puntos, se instalarán unidades para el lavado de manos en varias zonas de estas.

Conductores y pasajeros deberán usar tapabocas durante todo el viaje, entre viajeros se deberá guardar una distancia mínima de un metro.