Con una performance o acción artística, este jueves un grupo de ciudadanos unieron sus cuerpos y voz para parar el tráfico de una de las calles más concurridas de la ciudad durante 342 segundos y exigirle a Medellín que pare la guerra.

Los manifestantes, tendidos en el suelo y con sábanas blancas encima, pidieron a las bandas criminales, a la alcaldía de Medellín y la sociedad en general, acciones para frenar la escalada de aumento de homicidios en la ciudad.

Y es que 342 personas han sido asesinadas en la capital de Antioquia durante el 2018. Esto es, 81 personas más que en el mismo período de 2017, con un aumento del 30 %, y 97 personas más que en el mismo período del 2015.