Hambriento y sediento el peligroso felino llegó hasta Guaca, Santander en busca de alimento y pasó de cazador ha cazado.

Con el paso de las horas la angustia de los habitantes creció, hasta que don Javier, un osado poblador logró subirse a un árbol cercano para enlazarlo y tratar de salvarlo.

“Logró enlazarlo y nosotros estuvimos pendientes. El veterinario estaba listo con el anestésico y nosotros estamos prestos a mandarle la red cuando lo bajaran por el lazo”, indicó el rescatista Miguel Ángel García.

 

Lea más: Un soldado murió tras ataque en el municipio de Tibú en Norte de Santander

 

Ya en tierra y a salvó de sus cazadores, expertos procedieron a hidratarlo y alimentarlo.

Ante esta inusual presencia de especies peligrosas en zonas pobladas las autoridades hacen un llamado para evitar su caza y ataque y dar pronto aviso a las autoridades.