Con las decisiones anunciadas por el Gobierno y las autoridades de salud sobre la cuarentena, la responsabilidad de evitar que aumenten los casos ahora recae en cada ciudadano.

La presidente de la Asociación de Sociedades Científicas, Lina Triana, afirmó que:

“El hecho de que se acabe la cuarentena, no significa que se acabó la pandemia y que podemos volver a ser como éramos antes, de que llegara el Covid. Es claro que debemos seguir siendo responsables con nuestra nueva normalidad”.

Agregó que es fundamental que el Gobierno mantenga el “testeo”, como se conoce técnicamente a la toma de muestras en grandes grupos de la población para poder identificar focos, realizar los respectivos cercos epidemiológicos, que permitan controlar la pandemia.

A su turno, el coordinador de estudios COVID-19 de la OMS en Colombia, Carlos Álvarez consideró que:

“Si salimos y no tenemos en cuenta estas medidas de autocuidado dentro de una comunidad y dentro de una empresa, lo que va a pasar es que al tener mayor circulación, mayor movilidad y mayor contacto con otras personas, tendríamos mayor riesgo de contagiarnos y podría aumentar nuevamente el número de casos”.

Publicidad

“El aumento o disminución de casos depende en gran parte de nosotros de lo que hagamos cada uno para evitar el contagio”, concluyó Carlos Álvarez, quien asesora al Gobierno en la toma de decisiones relacionadas con el coronavirus.

Por otra parte, el presidente de la Federación Médica Colombiana, Sergio Isaza, considera que es arriesgado abrir la economía sin hacer pruebas masivas para saber quienes han producido anticuerpos y quiénes no.

Sobre el levantamiento de la cuarentena, sin realizar suficientes pruebas diagnósticas en la población, Isaza afirmó que:

“Es supremamente arriesgado y tiene unas connotaciones graves para la población. Nosotros hablamos siempre en términos de la prevención de muertes, es decir, ver las muertes que se pueden prevenir y no simplemente pasar el pico a como de lugar”.

A juzgar por las advertencias de los especialistas, con el fin de las cuarentenas la propagación del virus queda a expensas del comportamiento de los ciudadanos. En redes sociales algunas voces han planteado que se trata de la estrategia del “sálvese quien pueda”.