Frente a la dosis de refuerzo que, de acuerdo a la directriz del gobierno nacional, ya se pueden aplicar los colombianos, surgen preguntas sobre la efectividad de los biológicos al combinar las aplicaciones de distintas farmacéuticas.

El médico infectólogo Carlos Arturo Álvarez, docente de la Universidad Nacional de Colombia  y coordinador Nacional de Estudios COVID-19 en Colombia para la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que aplicarse la dosis de refuerzo es necesaria para hacer frente a la variante Ómicron.

“El refuerzo ha mostrado que esa evasión disminuye, es decir que aunque la persona pierde inmunidad con un esquema completo de vacunación, con el refuerzo hace que la efectividad de las vacunas se recupere, estando por encima del 70 u 80 %” sostuvo Álvarez.

Sin embargo, una tercera dosis de refuerzo de la vacuna, combinando las farmacéuticas, como por ejemplo Sinovac primera y segunda aplicación y Pfizer como refuerzo, no solo puede ser igual de efectiva, sino que incluso puede ser más eficaz.

“Lo ideal es que esta tercera dosis se dé con un refuerzo homólogo o heterólogo, es decir que la vacuna puede ser de la misma marca de las dosis anteriores o de una marca diferente”.

En la actualidad, diferentes estudios han demostrado que los esquemas heterólogos o combinados no generan ningún riesgo y que la inmunidad generada en un esquema de combinación de vacunas podría ser mejor que un esquema homólogo, y por eso los expertos recomiendan implementar vacunas combinadas, en especial con mecanismos de acción diferentes.

Es por esto que los expertos llaman a no alarmarse si para su tercera dosis no le aplican la misma vacuna que en los primeras dos inmunizaciones.