Este fue el contrato 1052 firmado a finales del 2019 por el hoy viceministro de Defensa Jairo García, entonces secretario de Seguridad de Bogotá, a través del cual se adquirieron las pistolas taser con despliegue de doble cartucho para la Policía Metropolitana.

Fue una contratación directa con el proveedor Eagle Comercial Sociedad Anónima por mas de 5.733 millones de pesos.

Un informe de auditoria de mas de 260 páginas de la Contraloría Distrital conocido por Noticentro 1 CM&, advirtió presuntas irregularidades en el contrato de las pistolas taser.

Una de ellas y la más grave tiene que ver con la capacitación de los uniformados para el uso de estas armas de letalidad reducida.

Publicidad

Valoración de respuesta del Sujeto de Vigilancia y Control Fiscal: en la respuesta del requerimiento durante la ejecución de la auditoría, la entidad no adjuntó las planillas de capacitación en los dispositivos de disparo.

Además, hubo observaciones por preguntas irregularidades fiscales y disciplinarias por falta de planeación y control en el contrato 1052 en cuantía de más de 1.520 millones de pesos.