Noticias del Mediodía conversó con los familiares del patrullero Boris Alexander Benítez, adscrito al Escuadrón Móvil Antidisturbios de la Policía Nacional y quién, de acuerdo con las autoridades fue asesinado con múltiples proyectiles de armas de fuego durante los bloqueos de la minga  indígena en Santander de Quilichao, Cauca.

La víctima era oriundo de Cartagena y sus parientes piden a las autoridades que agilicen los trámites para poder sepultarlo en La Heroica.

Ronald Benítez, hermano de la víctima, explicó que se enteró «por medio de mi madre, que estaba viendo las noticias en ese momento, ella se enteró por ese medio».

«Lo que nos ha informado la Policía es que en estos momentos se encuentra en Medicina Legal, nos dicen que en las horas de la tarde o noche ya está acá», agregó el hermano.

El patrullero de 30 años de edad, servía hace unos 10 años a la institución policial, misma en donde recibió múltiples condecoraciones por su desempeño. En su última etapa se trasladó a Manizales donde vive su hijo.

«Nosotros en varias ocasiones le dijimos que pidiera traslado para su tierra, para la costa, pero no, él se negaba por lo que tenía a su hijo allá. Pero desafortunadamente, pasó lo que pasó», explicó el hermano de la víctima.

La víctima murió en la Fundación Valle del Lili de Cali, donde también fue trasladado otro compañero que resultó herido en la zona.

Publicidad

Los familiares hicieron un llamado al presidente Duque para que dialogue con los indígenas.

“Lo que yo sí quería decirle más que todo al presidente Duque es que lime las asperezas, que para qué llegar a esos extremos, para qué llegar a esta situación, quitarle la vida a unos muchachos que están cumpliendo con su deber, sabiendo que ellos están en una zona roja, que no tenían por qué estar ahí», concluyó Ronald Benítez.

La Policía Metropolitana de Cartagena ha hecho acompañamiento a los familiares que piden agilidad en el traslado del cuerpo.