Los jóvenes compartieron un último momento horas previas a la masacre ocurrida en la finca San Jacobo del corregimiento Cerro Rico en Buga, Valle del Cauca.

Hasta el lugar llegaron hombres armados, una de las versiones que investigan es que los sujetos preguntaron por una de las víctimas y al no recibir respuesta dispararon sin mediar palabra.

“No asesinaron bandidos, no asesinaron animales, asesinaron jóvenes de bien, jóvenes recién egresados del colegio, jóvenes llenos de sueños y provenientes de familias prestantes de nuestra ciudad”, manifestó Julián Rojas, alcalde de Buga.

En el sitio murieron Valentina Rodríguez, la más joven del grupo con tan solo 17 años de edad; Sara María Rodríguez, Nicolás Suárez y Juan Pablo Marín tenían 18 años al igual que Jacobo Pérez, quien falleció en un centro médico debido a la gravedad de las heridas.

“Vamos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para apoyar a nuestras fuerzas militares para que logremos capturar a estos bandidos”, dijo Clara Luz Roldán, gobernadora del Valle.

Un equipo especial de la Policía y la Fiscalía estarán a cargo de la exhaustiva investigación.

“Va a llegar un apoyo de inteligencia con 20 funcionarios, la recompensa es de hasta $200 millones, yo quiero que nos ayuden, es muy importante la información para llegar a los responsables”, señaló el mayor general Jorge Luis Vargas, director de la Policía Nacional.

Entretanto, en el hospital San José de Buga permanecen Ramiro Martínez de 60 años, quien se desempeñaba como mayordomo de la finca y Santiago Tascón de 17 años. En las últimas horas los habitantes le rindieron un sentido homenaje a la memoria de las víctimas.