Ante la Sección Primera del Consejo de Estado fue radicada una segunda demanda en contra del Decreto 1844 de 2018, el cual permite a integrantes de la Policía Nacional decomisar la dosis mínima que porte en espacios públicos.

La norma fue demanda por Sebastián Lanz, quien argumentó que “esa medida termina creando un escenario de mayor punibilidad de las personas que habitan en la calle y no tienen un lugar distinto para el consumo de esas sustancias”.

Añadió, que “crea escenarios de discriminación contra poblaciones que son desproporcionalmente afectadas por las políticas de drogas que se encuentran en la calle”.

“Nos preocupa también las facultades de carácter judiciales que se otorgan a la Policía” añadió.

Cabe señalar, que en contra de este decreto existe otra demanda que ya fue admitida por el Consejo de Estado y que fue radicada por la representante a la Cámara, Katherine Miranda.