El Inpec trasladó desde la cárcel La Picota de Bogotá, a la cárcel de Valledupar a Rafael Uribe Noguera, condenado a 58 años de prisión por su participación en el secuestro, abuso y asesinato de la menor Yuliana Samboní, en hechos ocurridos en diciembre de 2016.

El confeso asesino de Yuliana Samboní fue trasladado bajo un estricto esquema de seguridad el pasado sábado.

Según indicaron funcionarios del Instituto Penitenciario, el traslado de Uribe Noguera se produjo por motivos de seguridad, y dada su situación jurídica. Fue internado en un patio de máxima seguridad, donde también está recluido Luis Alfredo Garavito, quien paga una condena por el secuestro y homicidio de casi un centenar de menores de edad.

Uribe Noguera fue condenado por los delitos de feminicidio, acceso carnal violento y secuestro agravado.

El arquitecto es responsable de haber raptado a la menor el domingo 4 de diciembre de 2016 en una camioneta en el barrio Bosque Calderón, de la localidad de Chapinero. En varios vídeos quedó registrado el automóvil en el que fue secuestrada la menor y el trayecto que hizo Uribe Noguera hasta llegar al edificio, donde fue asesinada la menor.