En Cali, pese a la alerta naranja decretada por la Alcaldía debido al alto número de contagios de COVID-19, hubo polémicos conciertos.

El monumento a Cristo Rey fue cerrado durante el fin de semana para realizar un concierto de música electrónica. El show tenía el aval de la Alcaldía por tratarse de una reactivación económica, sin embargo, este tipo de espectáculos quedaron suspendidos.

“No deben haber permisos, ninguno, si estamos señalando los riesgos no debe haber ningún permiso para ningún tipo de encuentro”, dijo Jorge Iván Ospina, alcalde de Cali.

De otra parte, en el barrio Valle del Lili, una reconocida constructora también realizó un concierto con masiva asistencia de público, mientras que en un hotel decenas de personas se congregaron a celebrar un grado.

“No pueden existir eventos que congreguen comunidad en este diciembre hasta que nuestras cifras de contagio estén tranquilas, no fiestas decembrinas”, insistió Ospina.

La ciudad permanecerá en alerta naranja hasta que la velocidad y el número de contagios por COVID-19 disminuyan.