Con sentidos homenajes se cumplieron las honras fúnebres los jóvenes asesinados en zona rural de Buga, Valle del Cauca. La Fiscalía ha recolectado más de cien elementos probatorios en el lugar de la masacre.

En el Hospital San José de Buga permanece un joven de 17 años sobreviviente a la masacre y el mayordomo de 60 años fue dado de alta en las últimas horas.

«El joven de 17 años tiene una herida a nivel del tórax, se encuentra estable en el hospital San José, el señor de 60 años recibió una herida de bala en uno de sus miembros inferiores», dijo Mauricio Soto, secretario de Salud de Buga.

Entretanto, con una calle de honor funcionarios del Hospital Divino Niño despidieron a Sara María Rodríguez de 18 años, lugar donde trabajaba su padre. Ella se preparaba para ser veterinaria y zootecnista.

«Sara García, una niña de ilusiones, quien empezaba clases el día de hoy y estaba muy emocionada con eso, pero desgraciadamente este suceso no dejó», manifestó Hernando Villaquirán, gerente del hospital.

Publicidad

Un equipo de 50 expertos permanece en el municipio intentando esclarecer el crimen de los cinco jóvenes y según la Fiscalía, trabaja en cuatro grandes hipótesis.

«Hemos estado recolectando cien elementos probatorios que van con destino a los distintos laboratorios para hacer las experticias necesarias», señaló Martha Mancera, vicefiscal general de la Nación.

En Buga fue decretado el luto por tres días y las autoridades reiteran la cifra de $200 millones a quien brinde información para ubicar a los responsables.