El alcalde de Bucaramanga, Juan Carlos Cárdenas presentó al Gobierno nacional un documento donde explica cómo sería el protocolo de reapertura para los bares y restaurantes.

“Estamos esperando una pronta respuesta del Ministerio del Interior, que es el primer paso para que realmente lo podamos avanzar. Hay conversaciones también con el ministro de Salud y con el ministro de Comercio, vamos por buen camino y esperamos poder dar pronto una respuesta a la ciudad», dijo Cárdenas.

De ser aprobada esta prueba piloto que iría por un mes, las personas que deseen ir a un restaurante tendrán que hacerlo con cita previa, y diligenciar un formulario con los datos personales.

De igual manera, al ingresar al establecimiento se les tomará la temperatura y se les hará una serie de preguntas relacionadas con la sintomatología del COVID-19.

Solo se podrá habilitar el 30 % de sus mesas dentro del restaurante y el 70 % restante deberá organizarse en un espacio abierto o si es permitido, en la calle, de tal manera que existan dos metros de distancia entre las mesas y uno entre personas.

Las personas solo podrán permanecer 80 minutos en el restaurante y 60 minutos en las plazoletas de comida.