La Presidencia de la República firmará en las próximas horas un decreto que le permite a los reclusos del país, beneficiados con detención domiciliaria, pagar por obtener un brazalete electrónico y abandonar las cárceles, como medida para descongestionarlas del hacinamiento actual, que se ubica en un 17.88 % con una sobrepoblación de 14.720 reclusos.

Según el decreto, el Gobierno tendrá la obligación de entregar el brazalete cuando los reclusos demuestren que no cuentan con la capacidad económica. Actualmente se presentan demoras u obstáculos para la entrega de los brazaletes.

Lea más: El 39 % de alertas tempranas emitidas para Antioquia advierten riesgos para reincorporados

“Se hace necesario que la falta de capacidad económica de las personas privadas de la libertad, no se constituya como obstáculo para el acceso a los sistemas de vigilancia electrónica“.

El brazalete se otorgará gratuitamente a los reclusos que no declaren renta y que demuestren que su núcleo familiar hace parte de los grupos A, B y C del Sisbén, que se refieren a población en pobreza extrema, en pobreza moderada y en situación de vulnerabilidad.

Lea también Legalizan captura de Nilson Díaz, padrastro de la pequeña Sara Sofía

Se cobrará el brazalete a los reclusos que declaren renta o que estén afiliados como cotizantes en el Sistema de Seguridad Social en Salud.