Este lunes, el partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) aseguró que el reclutamiento de menores fue «un hecho evidente» en esa guerrilla y que Rodrigo Londoño, su último jefe máximo, no lo negó ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

«‘Timochenko’ no negó ante la JEP un hecho evidente como el reclutamiento de menores en las antiguas Farc-EP», aseguró el partido luego de las críticas de quienes acusan a la FARC de no aportar a la verdad y a la justicia como se comprometieron en el acuerdo de paz firmado en noviembre de 2016 con el Gobierno.

La diligencia de Londoño el pasado martes, de carácter reservado y desarrollada de manera virtual, fue una de las 15 citaciones hechas por la JEP a exjefes de las Farc dentro del «Caso 07».

En el que ese tribunal también investiga hechos de violencia sexual asociados con el reclutamiento como el abuso, la violación y los abortos forzados.

Tras su comparecencia varios medios informaron que el ahora jefe del partido político negó ante la Sala de Reconocimiento y Verdad de la JEP, el reclutamiento de menores, lo que generó una lluvia de críticas a los miembros del partido.

Publicidad

«Los excomandantes de las Farc deben abandonar este falso, vergonzoso e insostenible relato. De lo contrario, deben ser castigados con severas penas de prisión», indicó el director de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco.

Sin embargo, el partido aseguró hoy que «hay una campaña de desinformación para culpar a comparecientes antes de tiempo y deslegitimar el proceso de paz».

Londoño no solo fue el último jefe de las Farc sino que según la JEP «hizo parte del Estado Mayor Central desde 1982, que definió la política sobre reclutamiento de niños, niñas y adolescentes».

La JEP informó en su momento que en una base de datos hallada en computadores del Bloque Oriental de la guerrilla se «encontraron 286 registros de personas que ingresaron (al grupo armado) siendo menores de 18 años y murieron dentro de la organización» y que «de este grupo, 60 fueron fusilados después de consejos de guerra y ocho se suicidaron».

Según el informe «La guerra sin edad», del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH), publicado en 2018, al menos 16.879 menores de 18 años fueron víctimas de reclutamiento entre 1960 y 2016 por parte de los distintos grupos del conflicto armado.

El documento indica que el grupo que más reclutamiento infantil hizo fue las Farc (54 % de los casos), seguido de los paramilitares (27 %) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN), al que se le atribuye el 10 %.

Sin embargo, miembros del partido han manifestado que quienes se unieron a ese grupo armado siendo menores de edad lo hicieron «de forma voluntaria» y no fueron reclutados forzadamente.

Esas declaraciones han provocado el pronunciamiento de organizaciones de víctimas e instituciones internacionales que reprochan al movimiento FARC su falta de compromiso con la verdad.

El presidente Duque aseguró en agosto pasado que «nadie puede pretender ocultar esa verdad ni tampoco tenemos paciencia eterna para esa verdad» porque «ese reclutamiento fue ostensible ante los ojos del pueblo colombiano».

Paralelamente el expresidente Juan Manuel Santos, consideró en una entrevista que hay miembros del partido FARC que juegan con fuego al no reconocer que hubo reclutamiento forzado de menores.