El ministro de Vivienda, Jonathan Malagón, durante la visita al proyecto Mawí de la constructora Uraki, ubicado en Britalia Norte en Bogotá dio a conocer apartes del Decreto 749 en el que se trazan las pautas que deben seguir los constructores y compradores.

“En medio del momento tan complejo de la economía, los colombianos están mostrando más apetito por adquirir una casa o un apartamento, y eso se debe al gran trabajo de los constructores y a los anuncios del gobierno del presidente Iván Duque”, indicó el ministro Malagón.

En compañía de Alejandro Callejas, gerente de Camacol Bogotá y Cundinamarca, y de Juan Fernando Casilimas, presidente de la constructora, el ministro destacó la dinámica del sector tras la apertura gradual de las salas de venta.

“Entrar a internet, buscar y enamorarse del proyecto es el primer paso; sin embargo, lo que sigue es la visita a las salas de venta, donde, al final, la mayoría de las familias cierran los negocios. Por eso, es tan importante que la reactivación también se esté dando en estos lugares, claro, cumpliendo todos los protocolos de bioseguridad”, aseguró el ministro, quien a propósito del tema, responde algunas inquietudes recurrentes relacionada con estas aperturas.

Para retomar o iniciar actividades en las salas de ventas, es imprescindible que se tomen en cuenta las disposiciones contenidas en el protocolo de bioseguridad del sector. Estas incluyen, entre otras, establecer el plan de comunicaciones, las rutinas de aseo, procedimientos de prevención y la capacitación a los colaboradores, entre otras.  Por su parte, las entidades territoriales, de manera autónoma, podrán establecer condiciones adicionales como el registro o aprobación de protocolos para permitir las actividades.

Según cifras de Camacol, desde el primero de junio se ha retomado la comercialización en salas de venta en más el 95% de las ciudades del país.

¿La apertura anunciada por el gobierno incluye los apartamentos modelo, solo se mostrarán los planos para vender bajo esa figura?

La comercialización de los inmuebles deberá ser apoyada en medios digitales lo máximo posible, y se podrán hacer visitas en modalidad virtual. Sin embargo, la visita a apartamentos o casas modelo puede realizarse, siguiendo las recomendaciones del numeral 3.6.8. “Recorrido al proyecto” de la resolución 890 de 2020 expedida por el Ministerio de Salud y Protección Social.

Para las visitas es necesario el agendamiento de una cita, que solo asista una persona y se sigan todas las medidas de bioseguridad como el uso de elementos de protección como tapabocas y la desinfección previa y posterior de los inmuebles mostrados.

Las disposiciones del Gobierno nacional no establecen horarios para las actividades exceptuadas del aislamiento preventivo obligatorio, sin embargo, las entidades territoriales sí pueden definir horarios de funcionamiento.

Es potestad de cada proyecto, y dependiendo del aforo que la sala de ventas maneje, establecer la asignación de citas. Esta programación debe hacerse garantizando siempre el distanciamiento social de mínimo 2 metros entre personas.

¿La empresa constructora deberá certificar el estado de salud de los empleados que atiendan a los compradores?

Los protocolos disponen que todos los colaboradores deberán someterse a los controles tal como los compradores que visiten las salas de venta. En este sentido, los vendedores también deberán someterse a los chequeos rutinarios que incluyen, entre otros, la toma de temperatura al inicio y fin de la jornada laboral, así como los esporádicos que deben llevarse a cabo como medida de prevención.

Es importante que los colaboradores sean capacitados en el autocuidado y en el reporte oportuno de síntomas o contactos con COVID-19 para tomar las medidas de prevención y atención de posibles casos.

El aseo en los apartamentos o casas modelo también debe ser reforzado teniendo especial cuidado en manijas, chapas, barandas, entre otros.

¿La firma constructora tendrá un registro de los clientes?

Sí. Es importante llevar registro de los visitantes a las salas de ventas y, así mismo, el registro de síntomas relacionados con COVID-19 y número de contacto, de manera que, en caso de tener un caso confirmado, pueda realizarse un seguimiento a posibles contactos durante los 14 días siguientes y tomar medidas pertinentes.

El registro de estos datos deberá ser de conformidad con la Ley 1581 de 2012 y bajo ninguna circunstancia podrán usarse para actividades de comercialización.

El protocolo de bioseguridad establece que la atención en sala de ventas y visita a apartamento o casa modelo debe hacerse solo por una persona. Se permitirá que esa persona haga una videollamada si lo considera para acompañar la visita. No obstante, se pueden programar citas de modo que los miembros de la familia que lo quieran visiten el proyecto siempre y cuando lo hagan individualmente.

¿Habrá un tiempo límite de atención?

El tiempo de atención lo determinará el agendamiento de las citas que es potestad de cada proyecto y se hará de acuerdo con el aforo de la sala.