Continúa el drama en la familia de Julián Velásquez, ocho días después de su desaparición, aún no hay rastro del menor, quien según su familia fue llevado a la fuerza por los “Pachelly” cuando asesinaron a su primo, en medio de las confrontaciones entre bandas criminales.

“Él no fue capaz de volarse porque como es enfermito no se pudo volar y cuando se quedó por el hospital Niquía de Bello, lo cogieron los Pachelly, se lo llevaron y la gente vio cuando le estaban pegando pero que nadie hizo nada”, contó Ángela María Grisales, madre del menor.

Grisales, en medio de la angustia e incertidumbre, desmiente que su hijo de 15 años de edad, integre alguna banda delincuencial, pues tiene una discapacidad y necesita un medicamento urgente para vivir.

“Julián toma un medicamento que se llama Ritalina, en este momento no se lo he podido dar porque no sé dónde lo tienen y necesito que me lo entreguen”, agregó la madre del menor desaparecido.

Por su parte, las autoridades ofrecieron una recompensa 10 millones de pesos por información que permita dar con el paradero del joven y la captura de los autores del hecho.

“Este secuestro lo hacen por el mismo tema de la confrontación, sin embargo estamos haciendo la investigación. Esta recompensa la ofrecemos con el fin de lograr su liberación”, manifestó el general Eliécer Camacho, comandante Policía Metropolitana del Valle de Aburrá.

Entretanto, el municipio de Bello continúa militarizado con un grupo especial de 18O uniformados ante la situación de orden público.