La Contraloría General notificó que las compañías Air-e y Afinia, encargadas del mercado de energía de la Costa Caribe, lograron resarcir un daño patrimonial que superaba los 29 mil millones de pesos.

Según precisa el órgano de control, dicho desfalco fue consecuencia mal uso del componente tarifario denominado ‘Consumo Distribuido Comunitario’, el cual causó doble cobro de la factura de la energía a sus ciudadanos entre los años 2018 y 2021.

El recaudo irregular lo originaron las pérdidas de energía que se trasladan a las tarifas de los usuarios finales y, por el otro, se utilizó como energía real consumida sin descontar las pérdidas, para calcular y solicitar los subsidios eléctricos al Ministerio de Minas y Energía provenientes de los Fondos de Solidaridad (FSSRI) y de energía social (FOES).

También puedes leer: Petro pide a fiscal general reconstruir el inventario de bienes en extinción de dominio

Fue la Contraloría Delegada para el Sector de Minas y Energía la que encontró esta irregularidad en la gestión de tarifas de estos mercados durante una serie de visitas fiscales realizadas en abril de este año a los dos nuevos operadores de energía en esa zona.

Bajo estos precedentes, los operadores entendieron y aceptaron los hechos, así como sus consecuencias, lo que permitió establecer un hallazgo fiscal en el cual se cuantificó el daño de Air-e por $17.561 millones y el de Afinia por $11.843,8 millones.