Frente a las observaciones que se han hecho sobre la reforma a la justicia presentada por el Gobierno nacional, el presidente Iván Duque salió en su defensa y afirmó que se deben generar y construir ideas para «fortalecer la justicia».

Aseguró que siempre se «ha tenido una Rama que ha sido aplaudido en los discursos políticos, pero una Rama a la que no se le han dado recursos» para que funcione eficazmente.

El presidente fue enfático en afirmar que para que haya una verdadera y exitosa reforma «se debe escuchar a los ciudadanos que piden una reforma a la justicia».

«La reforma tiene que surgir de un diálogo entre los tres poderes, los fracasos que se han tenido se han dado por falta de concertación, se ha fracasado porque un poder quiere imponerse en el otro», afirmó.

Sostuvo que «no solo se deben dar críticas sino también propuestas» al resaltar que «ese tipo de reforma debe permitir hacer reflexiones».

Duque reiteró dos puntos claves de la reforma a la justicia, entre ellos el de «dignificar a los que han trabajado en la Rama con esmero».

Para ello resaltó la propuesta de «20 años de experiencia en el ejercicio de la profesión para que no haya tentaciones momentáneas» de quienes aspiran a ser magistrados.

Publicidad

Reiteró que otro punto importante es «el fortalecimiento de la tutela, no desaparecerla» y que el objetivo es «orientarla a su verdadero propósito, y no termine deslegitimada, hemos planteado que sentencias sean comunicadas con las firmas de los magistrados y que no se queden con los meros comunicados de prensa».

Afirmó que «el juez no debe ser sesgado, no debe tener ideología, el juez debe pronunciarse a través de sus sentencias y no a través de los micrófonos».

Finalmente, invitó a la deliberación al indicar que «el debate de la reforma a la justicia empezó en el Congreso».