El ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, radicó este lunes la Reforma Tributaria que había anunciado semanas antes el presidente Gustavo Petro como uno de sus objetivos principales tras la toma del mandato.

En palabras del Ocampo, la nueva ley de inversión social busca “contribuir a la equidad, progresividad y eficiencia del sistema impositivo en Colombia mediante herramientas para fortalecer la tributación y robustecer los ingresos del Estado“.

Uno de los puntos más nombrados en la nueva Reforma tiene que ver con el cobro de tarifas adicionales a las bebidas azucaradas. Sin embargo, este alimento no será el único al que se le gravará con impuestos; en el texto también figuran otro tipo de comestibles que tocarán el bolsillo de los distintos estratos sociales.

En primer lugar, el Ministerio de Hacienda divide su propuesta de incremento del tributo en dos categorías: “Bebidas ultraprocesadas azucaradas” y “Productos comestibles ultraprocesados”.

También puedes leer: “Empezó el circo y la destrucción de Colombia”: todo lo que dijo Miguel Polo Polo durante la posesión de Gustavo Petro

Las bebidas:

Dentro del primer ítem, el Ministerio señala que las bebidas que tendrán un impuesto adicional son las gaseosas y los refrescos: (bebidas energizantes, bebidas deportivas, aguas endulzadas o saborizadas, aguas carbonatadas, bebidas a base de malta y néctares). Los valores del tributo dependerán del “contenido de azúcar en gramos por cada 100 miligramos de bebida”.

Es decir: si la bebida contiene menos de 4 gramos de azúcar, no pagará impuesto, si iguala o excede este valor y es menor a 8 gramos, pagará $18 pesos de gravamen; si es igual o mayor a 8, facturará $35 pesos.

Los comestibles

Con respecto a los productos, la cartera especifica que una clasificación de alimentos que se gravarán con la tasa adicional serán los embutidos (cómo lo son el salchichón, chorizo, longaniza, morcilla, salami y fiambres, etc.).

Dentro de la lista también figuran las golosinas: (chicles, gomas, confites, chocolates, barquillos, obleas, rellenos, ponqués/tortas, bizcochos); y los llamados snacks’:(papas fritas en paquete: chicharrones, nachos, galletas y cualquier producto o pasaboca empaquetado).

Otra categoría que hará parte del nuevo impuesto la conforman los polvos para preparaciones: (harinas, sopas y productos que contengan cacao con adición de azúcar y edulcolorantes), y coberturas para preparaciones: (endulzantes, manjares, cremas, salsas).

Para todos estos productos se plantea una tarifa del 10 % (ad-valórem).