La Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia remitió a la Jurisdicción Especial para la Paz una indagación que cursaba contra los senadores del Partido Comunes, Julián Gallo y Pablo Catatumbo, por el magnicidio del dirigente conservador Álvaro Gómez Hurtado, ocurrido el 2 de noviembre de 1995.

La Corte remitió el caso a la JEP al advertir que los hechos investigados guardan estricta relación con el conflicto armado.

“Los hechos objeto de investigación, admitidos por JULIÁN GALLO CUBILLOS y PABLO CATATUMBO TORRES VICTORIA, en calidad de firmantes del AF, integrantes incluso del antiguo secretariado de las FARC-EP y el acervo probatorio recaudado hasta el momento, permiten deducir, por lo menos de manera preliminar, relación de los mismos con el conflicto armado, dada por variadas causas, entre las que se pueden advertir unas de índole político, económico y/o social, todas bajo un contexto histórico, con ingredientes exclusivos de un conflicto con un actor que llevó a más de cincuenta años de violencia en Colombia”, advierte la decisión.

Vea también: (Video) Conmoción por el macabro hallazgo de dos cadáveres colgados de un puente

Los senadores Gallo y Catatumbo reconocieron a finales de 2020 su responsabilidad en los asesinatos de Gómez Hurtado, del excongresista Pablo Emilio Guarín; del general (r) Fernando Landazábal Reyes; del profesor Jesús Antonio Bejarano y de los exguerrilleros Hernando Pizarro León – Gómez y José Fedor Rey.