Los precios del plátano, la patilla y otros alimentos provenientes de los Llanos Orientales que surten la despensa de cuatro departamentos del nororiente colombiano, amanecieron por las nubes.

El gerente de la central de abastos de Bucaramanga, Carlos Quiroga, sostuvo que “la mayoría de productos que salían de los Llanos Orientales para esta región, están llegando directamente a la capital, lo que hace que los precios varíen”.

Hasta en un 100 % se han incrementado los precios de algunos alimentos, por lo que se vuelven inalcanzables en el menú diario.

“A raíz que nos incrementaron los precios y las carreteras también han colapsado, también aumentan los pocos productos que llegan por la cuestión de los fletes”, sostuvo Javier Alba, un conductor de alimentos.

El otro sector afectado, que además de sobrecostos ya registra escasez, es el de la patilla.

 “Nos toca conseguir patillas de la región, más costosas y más regulares en calidad”, indicó Mario Ardilla, comerciante de este producto.

Diariamente esta central mayorista recibía 170 toneladas de plátano y 40 de patilla proveniente de los Llanos Orientales.  Y aunque hoy se surte de la producción interna, está no da abasto con la demanda regional, por lo que el panorama para comerciantes y amas de casa, cada vez es más preocupante de continuar el cierre de esta vía.