Luego de que el juez noveno penal con funciones de control de garantías negara la medida de aseguramiento contra los implicados por la construcción del proyecto multifamiliar Aquarela en cercanías al Castillo San Felipe, su representante legal Lucas Tamayo aseguró que lo que existe es una persecución por parte del Gobierno y las autoridades.

«Ustedes saben que en octubre pasado el ataque que recibimos era que no teníamos licencias después que eran licencias ilegales, después llegó el tema de la Unesco, después el tema de la Procuraduría, después el tema de la Fiscalía y ahora una medida de prevención privativa de la libertad, no sabemos qué le falta al Gobierno para seguir en contra del proyecto», aseguró Tamayo.

Asimismo cuestionó el hecho de que no hayan sido escuchados por los entes de control pese a la disposición que según ellos en varias oportunidades les hicieron saber.

«Hemos pedido audiencia nosotros directamente al Ministerio de Cultura y la Procuraduría y no nos han querido atender», añadió el representante legal.  

Cabe resaltar que el juez no acogió los delitos imputados a esta persona al igual que el curador urbano número 1 de Cartagena Ronal Llamas y al arquitecto Claudio Restrepo, al considerar que los permisos fueron entregados con soportes normativos y tampoco hubo toma de muestras para sustentar el delito de daños a recursos naturales.