Tan solo este año, 22 niños han sido rescatados de las calles de Bucaramanga, que eran utilizados por sus padres o terceros para ejercer la mendicidad.

Especialmente donde se ubican familias de origen venezolano, son migrantes que están en condición irregular, su única fuente de financiación es la mendicidad“, dijo el personero de Bucaramanga, Daniel Arenas Gamboa.

 

 

Entre 30 mil y 50 mil pesos, estarían cobrando por el alquiler de estos infantes.

Es una situación que se presenta, real, difícil de probarlo, pero nosotros hemos tenido la información que la ciudadanía nos envía a la Personería“, señala Gamboa.

 

 

 

Aunque los bumangueses aseguran que en algún momento han ayudado económicamente a estos  menores, rechazan que sean utilizados como instrumentos para estas prácticas.

Me parece un acto de inmoralidad grandísimo, yo creo que en este momentos las autoridades deben tomar cartas en el asunto, sin tanto hablar y más acciones”, manifiesta la ciudadana Beatriz Ortiz.

 

 

Las autoridades expresaron preocupación por la entrada en vigencia del Estatuto de Protección Temporal de Migrantes, el cual podrían aumentar más esta situación.