La reserva ambiental de Floridablanca, Santander, está sufriendo los mismos ataques que la de los Cerros Orientales de Bogotá, pero la policía aún no entiende el problema.