La Sala Laboral de la Corte Suprema de Justicia advirtió que la reserva de la fuente, es una herramienta que permite el ejercicio del periodismo y la protección de las libertades de expresión e información, razón por la cual debe protegérsele.

Indicó el alto tribunal que la reserva de la fuente «no es un privilegio adscrito en cabeza de los medios de comunicación, en tanto conforman uno de los núcleos de la democracia».

Afirmó la corporación judicial que el periodismo cumple una «función social» que permite “conocer aspectos que, de otra manera, serían ocultados o acallados”.
Publicidad

Agregó la Corte que el periodista debe abstenerse de «revelar el origen, el contenido y/o la forma como accedió a la información, para poner en conocimiento de la comunidad hechos relevantes para el conglomerado social».

El alto tribunal resaltó la actividad de los medios de comunicación y en especial de los periodistas, al reafirmar la importancia que existe de proteger el derecho a la reserva en su trabajo investigativo, como “aspecto esencial de la actividad del comunicador”, el cual sería imposible ejercer debido a que las fuentes no accederían en muchos de los casos a otorgar la información si no se les asegurara la reserva.

Este pronunciamiento se hizo al revisar la tutela de Publicaciones Semana, en donde en su momento el Tribunal Superior de Bogotá le había solicitado revelar de donde había sacado la información para el artículo pública en la Revista Dinero sobre «Los pecados de Eike».

La labor periodística, consigna la Corte, es un ejercicio del derecho a la libertad de expresión e información y, como tal, democrático, legítimo y ajustado a la Constitución Política.

“La libertad de expresión es un elemento definitorio del Estado Social de Derecho. Las libertades que de ella se desprenden, entre otras las de opinión y participación, contribuyen a generar espacios deliberativos y pluralistas. El respeto por la diferencia, por la crítica y el pensamiento crítico hacen parte de la democracia” añadió.