De acuerdo con la gerencia del hospital, en las últimas semanas el personal médico ha sido víctima de amenazas por parte de familiares de pacientes que padecen COVID-19.

«Necesitamos señor alcalde y señor comandante de la Policía apoyo para que los profesionales de la salud puedan seguir prestando su atención a pacientes”, dice el director general del Hospital Napoleón Franco – Casa del Niño, Luis Alberto Percy.

Y añade que: “no podemos permitir que los familiares de los pacientes agredan a nuestro personal de la salud«.

Ante esto, se restringió el ingreso a la zona COVID-19, con el fin de no poner en riesgo la vida de quienes están en la primera línea de atención y además evitar mayores contagios.

En el curso de todo esto hemos pasado de ser héroes a villanos. Vemos como de tantos aplausos se pasó agresiones personales”, señala el neumólogo pediatra, Juan Carlos Carmona Valle.

Entre tanto el Hospital Napoleón Franco se encargará de suministrar la información a tiempo del estado del enfermo.

Así mismo recordó en caso de fallecimiento de un niño, niña o adolescente, la potestad y la decisión de cremación del paciente será siempre de su familiar y no de la institución.