Además de la reubicación de las poblaciones de Ituango en Antioquia, en donde se adelantan las obras de la hidroeléctrica más grande de Colombia, serán trasladados los cementerios; por primera vez se hace un traslado de restos masivo acompañado por antropólogos  y arqueólogos.

Los restos óseos que por años estuvieron sepultados en los cementerios de las comunidades Orobajo, Barbacoas y La Fortuna, pasarán a un nuevo campo santo.

Familiares pidieron  llevarse sus muertos, pues en la zona quedará el embalse del proyecto HidroItuango. Por primera vez  en el país se hizo un traslado de este tipo.

El vicepresidente de Generación de Energía de EPM, Luis Javier Vélez, aseguró: ‘’en el marco del mayor respeto por el duelo por los seres queridos por los sentimientos y afectividad de la zona que está allí’’.

En total se exhumaron 324 restos óseos con el apoyo de expertos de la Universidad Nacional y de Antioquia. Después de pasar por un proceso en el laboratorio serán sepultados nuevamente con ceremonias, según las creencias religiosas de las familias.

‘’En el laboratorio se lavan, se rotulan y se almacenan en cajitas, le damos edad y sexo; y ya previamente le damos ficha antemorten y nos dan las características’’, así lo indicó la antropóloga de la UDEA, Tibisay Monsalve.

En el traslado de los restos óseos, Empresas Públicas de Medellín invirtió 500 millones de pesos. Estas exhumaciones son arqueológicas y antropológicas, si se encuentran restos no identificados serian tratados por la Fiscalía.